Bibliosalud 2011: piel y pantalla

En Cádiz, del 13 al 15 de abril de 2011 se celebraron las XIV Jornadas Nacionales de Información y Documentación en Ciencias de la Salud dirigidas a los profesionales del sector de la salud y otros profesionales interesados. Las Jornadas estuvieron organizadas por la Biblioteca Virtual del Sistema Sanitario Público de Andalucía (BV-SSPA). En el Palacio de Congresos de Cádiz hubo química y los aproximadamente 180 asistentes pudieron estar piel con piel con esa gente con la que compartes mucha información y con los que solo te ves cada cierto tiempo en este tipo de actos. Pero además de química hubo mucha física en forma de pantallas líquidas y otros dispositivos. Así que los que no se dejaron ver la piel por allí pudieron asistir casi en directo porque hubo mucha actividad tanto en las redes sociales como en el streaming de vídeo.

Este año se cumplían 25 años desde que se organizaron las Primeras Jornadas y participantes y organizadores demostraron no solo que están siendo capaces de adaptarse a los cambios impulsados por las nuevas tecnologías y las nuevas formas de organización y acceso a la información, sino también que, además de eso se puede innovar. Fue algo que la organización quiso dejar claro incluso con los formatos de las sesiones de póster, de las sesiones de debate, con sofá incluído, y con un excelente equipo dinamizador de la actividad del congreso en las redes sociales.

Se organizaron seminarios, muchos completaron el aforo, de mashups, de técnicas bibliométricas para ciencias de la salud, de referencia virtual, de repositorios, de acceso abierto, de marketing, de cómo publicar en revistas científicas con impacto o de algunos programas específicos (Drupal, Prezi o CiteULike). Los 29 pósteres también se mostraban en pantallas y sería injusto no mencionar que “Las autoridades sanitarias advierten: que la lectura de pósteres beneficia seriamente la salud”, una divertida sesión de presentación de pósteres y premios cinematográficos a cargo de José Manuel Estrada Lorenzo, de la Biblioteca Virtual Agencia Laín Entralgo, de Madrid.

Tras la inauguración oficial, la conferencia inaugural corrió a cargo del profesor Guillermo Olagüe de Ros, doctor en medicina y catedrático de Historia de la Ciencia en la Universidad de Granada, que hizo una amena exposición sobre el internacionalismo científico y la globalización de la información. El doctor Olagüe hizo un repaso de las políticas nacionales de centros de información y de la aparición de grandes emporios empresariales de centros de información privados como el Institute for Scientific Information.

Las jornadas combinaban sesiones de debate con comunicaciones libres. Se organizaron cuatro sesiones de debate con un formato informal que pretendía, y que logró, la participación no solo de los ponentes sino también del público asistente. Las sesiones fueron sobre: la interacción de los profesionales de las bibliotecas con sus usuarios, la formación de estos profesionales y el futuro de las bibliotecas y centros de documentación especializados; sobre el acceso abierto en el ámbito biosanitario; sobre la comunicación social en biomedicina; y sobre arquitectura y usabilidad de sitios web. Y si decíamos que fue divertida la sesión de presentación de los pósteres, animadísima y sorprendente fue la sesión de debate sobre comunicación social, muy interactiva en la red y muy movida en el escenario del Palacio de Congresos de Cádiz.

Si en la conferencia inaugural tuvimos a un ponente del mundo de la medicina, para la conferencia de clausura tuvimos a otro gran ponente del mundo de la información, José A. Merlo, de la Universidad de Salamanca, que hizo su discurso en base a un doble eje que fue mezclando con dos analogías: una, la anatomía de la profesión, con los pies en los fundamentos de la tradición (lápiz y libros), las manos con la que ejecutamos nuestra actividad en el presente (tablets y comunicación social) y con la vista en el futuro que nos viene. Y dos, una geometría de la profesión, basada en un pentágono de cinco aristas: personas, espacios, recursos, servicios y medios. Anatomía y geometría de la profesión se fueron mezclando en una conferencia muy aplaudida.

Las conclusiones de los jornadas resaltaron la evidencia del momento de transición que están viviendo las bibliotecas del ámbito sanitario: “lo digital se ha impuesto claramente al papel y seguimos caminando sin pausa hacia lo virtual”. Y en donde se aboga por la integración en equipos multidisciplinares de trabajo; por la formación especializada en salud pero también en organización y otras competencias; por el acceso abierto, las tecnologías móviles, el uso de las redes sociales y la colaboración interbibliotecaria para fomentar el acceso abierto a la información, a los contenidos y a la ciencia.

Fueron unas jornadas muy muy bien organizadas, con casi 1500 tuits, más de 500 seguidores en Twitter, otros tantos en Flickr y más de 1000 siguiendo las retransmisiones en vídeo. El grupo de comunicación social hizo una labor de visibilidad extraordinaria, los ponentes y los participantes hicieron del congreso un verdadero encuentro de personas compartiendo y discutiendo. Si tu piel no fue una de las que disfrutó del sol, la luz y el azote del viento de Cádiz aún te queda la pantalla. Hasta eso hicieron bien, cerrado el congreso todos los vídeos de las sesiones están aún accesibles en: http://www.jornadasbibliosalud.net/programa.

Español